escapulario
    Milagro De Gracia


    Milagro De Gracia                                                


    Un sacerdote relata cómo en un pueblo cerca de Chicago fue llamado a la cabecera de un
    hombre que había estado alejado de los Sacramentos durante muchos años. "El hombre no
    quería verme; no quería hablar. Le pedí que mirara el pequeño Escapulario que yo sostenía
    en mis manos. 'Usarías esto si yo te lo pongo? No te pido nada más'. El accedió a usarlo, y
    en menos de una hora quería confesarse y reconciliarse con Dios. Esto no me sorprendió
    porque durante más de 700 anos Nuestra Señora ha estado trabajando de esta manera por
    medio de Su Escapulario."

    El mismo día en que Nuestra Señora entrego el Escapulario a San Simón Stock, el fue
    llamado apresuradamente por el Sr. Pedro de Linton: "Venga pronto Padre, mi hermano está
    muriendo desesperadamente". San Simón Stock salió inmediatamente hacia la cabecera del
    moribundo. Al llegar coloco su gran Escapulario sobre el hombre, pidiéndole a Nuestra
    Santísima Madre que cumpliera su Promesa. Inmediatamente el hombre se arrepintió y
    murió en la gracia y amistad de Dios. Esa noche el muerto se le apareció a su hermano y le
    dijo, "he sido salvado por medio de la Reina más poderosa y el habito de ese hombre como
    escudo."

    San Alfonso nos dice: "Herejes modernos se burlan del uso del Escapulario. Lo desacreditan
    como una insignificancia vana y absurda." Sin embargo sabemos que muchos Papas lo han
    aprobado y recomendado. Admirablemente, solamente 25 anos después de la Visión del
    Escapulario, el Beato Papa Gregorio X, Beato, fue sepultado usando el Escapulario. Cuando
    su tumba fue abierta 600 anos después de su muerte, su Escapulario estaba intacto.

    Dos grandes fundadores de Órdenes Religiosas, San Alfonso de los Redentoristas y San
    Juan Bosco de los Salesianos tenían una devoción muy especial a Nuestra Señora del Monte
    Carmelo y ambos usaron su Escapulario Castaño. Cuando murieron, ambos fueron
    sepultados con sus vestiduras sacerdotales y Escapularios. Muchos años más tarde sus
    sepulturas fueron abiertas, los cuerpos y vestiduras sagradas en que habían sido enterrados
    estaban pulverizados: PERO LOS ESCAPULARIOS CASTANOS QUE CADA UNO HABIA
    USADO ESTABAN PERFECTAMENTE INTACTOS. El Escapulario de San Alfonso esta en
    exhibición en su Monasterio en Roma.

    Protección Contra El demonio

    Comprenderán la razón por la cual el demonio trabaja contra los que promueven el
    Escapulario cuando conozcan la historia del Venerable Francisco Ypes. Un día se le cayó el
    Escapulario. Mientras se lo ponía nuevamente, el demonio aulló, "Quítate el habito que nos
    arrebata tantas almas!" Entonces allí mismo Francisco hizo admitir al demonio que hay tres
    cosas muy temidas por los diablos: El Santo Nombre de Jesús, el Santo Nombre de María y
    el Santo Escapulario del Carmelo. A esa lista podríamos agregar: El Santo Rosario.

    El gran San Pedro Claver fue otro héroe de Dios quien uso el Escapulario con gran ventaja.
    Cada mes un cargamento de 1,000 esclavos llegaba a Cartagena, Colombia, en Sur América.
    San Pedro se esforzaba por la salvación de sus conversos. Primero organizaba catequistas
    para instruirlos. Luego él se encargaba de que fuesen bautizados e investidos con el
    Escapulario. Algunos clérigos acusaron al Santo de celo indiscreto, pero San Pedro confiaba
    en que María cuidaría de cada uno de sus más de 300,000 conversos!

    Nuestra Señora Protege a un Misionero

    Cierto día en 1944 un misionero Carmelita de la Tierra Santa fue llamado a un cementerio
    para suministrar la Extremaunción. El conductor árabe del autobús hizo salir al padre del
    vehículo cuatro millas antes del camposanto porque el camino estaba peligrosamente
    fangoso. Después de dos millas, el misionero noto que sus pies se hundían cada vez más
    hondo en el lodo. Al tratar de hallar terreno firme, se deslizo dentro de un pozo fangoso.
    Hundiéndose hacia su muerte en este lugar dosolado pensó en Nuestra Señora y su
    Escapulario. El beso su gran Escapulario--porque estaba usando el hábito completo--y miro
    hacia la santa montana del Carmelo, el sitio donde nació la devoción a la Madre de Dios.
    Grito: "¡Santa Madre del Carmelo! ¡Ayúdame! ¡Sálvame!" Un momento más tarde se encontró
    en terreno solido. Atestiguo después, "Se que fui salvado por la Santísima Virgen por medio
    de su Escapulario Castaño. Mis zapatos desaparecieron en el lodo y yo estaba cubierto de él,
    pero camine las dos millas que faltaban, alabando a María”.

    Salvados del Mar

    Otra historia del Escapulario que merece repetirse sucedió en 1845. A fines del verano de
    ese ano, el barco inglés, "Rey del Océano" se hallaba en medio de un feroz huracán. Mientas
    el viento y el mar sin piedad azotaban al barco, un ministro protestante en compañía de su
    esposa e hijos y otros pasajeros lograron llegar a la cubierta para suplicar misericordia y
    perdón, ya que el fin parecía inminente. Entre la tripulación se encontraba un irlandés, John
    McAuliffe. Al mirar la gravedad de la situación, el joven abrió su camisa, se quito el
    Escapulario y haciendo con él la Señal de la Cruz sobre las furiosas olas, lo lanzo al océano.
    En ese preciso momento el viento se calmo. Solamente una ola más lavo la cubierta,
    trayendo con ella el Escapulario que quedo depositado a los pies del muchacho. Durante lo
    acontecido el ministro (un Sr. Fisher) había estado observando cuidadosamente las acciones
    de McAuliffe y el efecto milagroso de ellas. Al interrogar al joven se informaron acerca de la
    Santísima Virgen y su Escapulario. El Sr. Fisher y su familia estaban tan impresionados que
    estaban resueltos a ingresar en la Iglesia Católica lo más pronto posible y así disfrutar la
    gran protección del Escapulario de Nuestra Señora.

    Un Hogar Salvado del Fuego

    Más cercano a nuestros tiempos, en mayo de 1957, un sacerdote Carmelita en Alemania
    publico una historia extraordinariamente asombrosa de como el Escapulario había librado un
    hogar del fuego. Una hilera completa de casas se habían incendido en Westboden,
    Alemania. Los piadosos residentes de una casa de dos familias, al ver el fuego,
    inmediatamente colgaron un Escapulario a la puerta de la entrada principal. Centellas volaron
    sobre ella y alrededor de ella, pero la casa permanció intacta. En 5 horas, 22 hogares habían
    sido reducidos a cenizas. La única construcción que permaneció intacta, en medio de la
    destrucción, fue aquella que tenía el Escapulario adherido a su puerta. Los cientos de
    personas que vinieron a ver el lugar que Nuestra Señora había salvado son testigos oculares
    del poder del Escapulario y de la intercesión de la Santísima Virgen María.

    Un Accidente Ferroviario

    Uno de los más extraordinarios incidentes del Escapulario tuvo lugar aquí en los Estados
    Unidos. Sucedió a principios del siglo en el pueblo de Ashtabula, Ohio, un hombre fue
    cortado en dos por un tren; el estaba usando el Escapulario. En vez de morir inmediatamente,
    como debió acontecer, el se mantuvo vivo y CONSCIENTE durante 45 minutos--el tiempo
    justo para que un sacerdote pudiera llegar a impartirle los Últimos Sacramentos. Estos y
    otros incidentes semejantes nos indican que nuestra Santísima Madre se encargara
    personalmente de cuidarnos a la hora de nuestra muerte. Una Madre tan grandiosa y
    poderosa como Santa María nunca fallara en cumplir el contrato del Escapulario, por ejemplo:
    Encargarse de que muramos en gracia de Dios.

    Salva la Vida de un Sacerdote

    Un milagro adicional del Escapulario se relaciona a un sacerdote francés que había salido en
    peregrinación. En ruta a celebrar Misa, recordó que había olvidado su Escapulario. Sabía que
    llegaría tarde si regresaba a recogerlo, pero no podía disponerse a oficiar Misa en el altar de
    Nuestra Señora sin su Escapulario. Más tarde, mientras ofrecía el Santo Sacrificio, un joven
    se aproximo al altar, saco un arma y le disparo al sacerdote en la espalda. Ante el asombro
    de todos, el sacerdote continuo rezando las oraciones de la Misa como si nada hubiese
    ocurrido. Inicialmente se supuso que milagrosamente la bala se había desviado del blanco.
    Sin embargo, al hacer un examen, el projectil se hallo ADHERIDO AL PEQUENO
    ESCAPLARIO CASTANO del cual el sacerdote fielmente se había negado a prescindir.

    Conversiones

    Debemos dar Escapularios a personas que no son Católicas porque Nuestra Señora
    obtendrá conversiones para aquellos que lo usen y recen un Ave María diariamente, como lo
    demuestra la siguiente historia. Un anciano fue llevado al Hospital de San Simón Stock en la
    ciudad de Nueva York, inconsciente y moribundo. La enfermera al ver al paciente con el
    Escapulario Carmelita llamo a un sacerdote. Mientras rezada las oraciones por el moribundo,
    este recobro el conocimiento y dijo: "Padre, yo no soy Católico". "Entonces, ¿por qué está
    usando el Escapulario Carmelita?", pregunto el clérigo. "He prometido a mis amigos usarlo",
    explico el paciente. "Además rezo un Ave María diariamente." "Usted se está muriendo",
    replico el sacerdote. "¿Quiere hacerse católico?" "Toda mi vida lo he deseado", contesto el
    moribundo. El fue bautizado, recibió la Extremaunción y fallació en paz. Nuestra Señora tomo
    otra alma bajo su Manto por medio de su Escapulario.

    Un Llamado al Fervor

    En Octubre de 1952, un Oficial de la Fuerza Aérea en Texas escribió Io siguiente: "Seis meses
    después de comenzar a usar el Escapulario, experimente un notable cambio en mi vida. Casi
    inmediatamente comencé a asistir a Misa todos los días. Durante la Cuaresma viví
    fervorosamente como nunca lo había hecho. Fui iniciado en la práctica de la meditación y me
    encontré realizando débiles intentos en al camino de la perfección. He estado tratando de vivir
    con Dios y doy el crédito al Escapulario de María".

    Necesidad de Usar el Escapulario

    Durante la Guerra Civil Española por los años 1930, siete comunistas fueron sentenciados a
    muerte por sus crímenes. Un sacerdote Carmelita trato de prepararlos para la muerte; ellos
    se negaron. Como último recurso, trajo a los hombres cigarrillos, comida y vino,
    asegurándoles que no hablaría de religión. Al poco tiempo todos se manifestaban
    amigables, así que él les pidió un pequeño favor: "¿Me permiten colocar un Escapulario en
    cada uno de ustedes?" Seis accedieron; uno se negó. Pronto los que usaban el Escapulario
    se confesaron. El séptimo continúo negándose. Únicamente para complacer a los otros, se
    puso un Escapulario, pero no haría nada más. Al amanecer, al aproximarse el momento de la
    ejecución, el séptimo hombre claramente demostró que no iba a pedir un sacerdote. A pesar
    de usar el Escapulario, había decidido ir a su muerte como enemigo de Dios. Finalmente la
    orden fue dada, el escuadrón de la ejecución realizo su labor mortal y siete cadáveres yacían
    esparcidos por el polvo. Misteriosamente, un Escapulario fue encontrado a aproximadamente
    50 pies de los cadáveres. Seis hombres murieron CON el Escapulario de María; el séptimo
    murió SIN el Escapulario. El Santo Claude nos da la solución al misterio del Escapulario
    perdido: "Usted se pregunta, '¿qué sucede si decido morir sin arrepentirme?' Respondo,
    'Entonces usted morirá pecador, PERO NO MORIRA CON SU ESCAPULARIO.” EI Santo
    Claude narra la historia de un hombre que intento ahogarse tres veces. Cada vez era
    rescatado contra su voluntad. Finalmente cayó en cuenta de que estaba usando su
    Escapulario. Decidido a quitarse la vida, se quito el Escapulario del cuello y salto al agua. Sin
    la vestidura protectora de María logro su deseo y murió sin arrepentimiento.
" El que muera vestido con
este escapulario, no sufrirá
el fuego eterno".
- Palabras de la Virgen a
San Simón Stock
www.EscapulariodelCarmen.com
escapulario del carmen
escapulario del carmen
El Papa Juan Pablo II
La devoción del Papa al
escapulario

En la foto, con el pecho
descubierto, Karol Wojtyla con
19 años posa entre dos
compañeros de trabajo en un
lugar de construcción militar en
julio de 1939 en Polonia del
este (ahora Ucrania occidental).
El joven Wojtyla lleva un
escapulario.

En mayo de 1981, aún
impresionados por la noticia de
que el joven Papa Juan Pablo II,
Karol Wojtyla, había sido herido
por bala mientras saludaba a
los peregrinos antes de una
audiencia general en la Plaza de
S. Pedro sólo a unas pocas
manzanas de distancia, los
Carmelitas de la iglesia de
Transportina recibieron una
llamada telefónica del Vaticano.
Quien llamaba pidió que fuera
entregado un nuevo escapulario
al Vaticano para el Papa herido.
El único que llevaba el Papa
cuando le alcanzó el disparo se
empapó de sangre por la
sangre de sus heridas.

FOTO:

1) Un Karol Wojtyla joven
muestra su devoción al
escapulario durante su servicio
militar mientras toma un
descanso con los amigos.